Las texturas con sus efectos de luz y sombra son la clave para la expresión arquitectónica de dos casas realizadas por el estudio Barrionuevo Sierchuk Arquitectas. Para lograrlo se utilizaron los revestimientos cementicios símil Piedra París tipo Barragán y acrílicos Tarquini Raya 2 grueso.

Hoy en día el uso de revestimientos texturados, como complemento del color plano de la pintura, se ha convertido en una tendencia del diseño tanto en interiores como exteriores. Tarquini desarrolla líneas de productos que brindan color, textura y efectos de luz y sombra en los diferentes ambientes de la casa. Tanto es así, que son los productos elegidos por excelencia en las obras del estudio Barrionuevo Sierchuk Arquitectas.

La Arq. Adriana Sierchuk, titular junto con Gabriela Barrionuevo del reconocido estudio de más de 25 años de trayectoria, explica los motivos de su elección para dos de sus obras Casa Habano y Casa Cubo: “Siempre elegimos los revestimientos Tarquini, dado que por su innovación, calidad, color y textura resultan un elemento clave en el desarrollo de nuestros proyectos. Tal es el caso de la casa Habano, de 380 metros cubiertos y construida sobre un terreno de 1.700 m2 en un barrio cerrado en Tortuguitas, donde el revestimiento de textura con gran relieve, se convirtió en el protagonista de la fachada. La intención primordial del proyecto fue insertar la casa con el fin de aprovechar al máximo la mejor orientación e interrelación de la casa con el entorno circundante.

“Casa Habano está planteada prácticamente en su totalidad en planta baja, con un estudio en planta alta que le brinda a su volumen mucho movimiento. Su arquitectura es de carácter murario, con aberturas de diferentes tamaños y alturas ubicadas estratégica mente. Para las superficies de las paredes fue elegido el revestimiento cementicio Símil Piedra París tipo Barragán, de textura muy rugosa y de color habano, que tiene un lugar central en la fachada. Dado su grosor, este revoque cuenta con una gran presencia, y produce luces y sombras muy interesantes. Además, el descubrimiento fue que actúa como un eficaz aislante térmico, ya que encierra aire en sus poros. Es prácticamente inalterable, y para limpiarlo solo hace falta un buen hidro lavado. Esto permite que la estética se mantenga intacta a pesar del paso del tiempo. El revestimiento se colocó en toda la fachada y en sectores interiores del hall de acceso y toilette. Consideramos que este revestimiento imita la piedra natural al tener una composición a base de minerales y compuestos cementicios. Nos permitió lograr un alto grado de nivelación y generar texturas pétreas. También descubrimos que resiste muy bien a los rayos UV, y su paleta de colores es muy atractiva.”

El estudio, distinguido con dos Medallas de Oro en Casa FOA en 1995 y en 2004, y una de Plata en el 2000, también eligió los revestimientos Tarquini para otro de sus proyectos, la Casa Cubo. La Arq. Sierchuk destaca: “Esta casa de 630 metros cuadrados está situada en un barrio cerrado en Benavidez sobre un terreno de 1.100 m2. En esta casa fue utilizado un revestimiento acrílico Tarquini Raya 2 Grueso color blanco tiza tanto en el exterior como en todos los interiores. El revoque puesto en el exterior y en el interior produce una continuidad visual muy interesante. Además un atributo destacable de este producto es que no implica ninguna clase de mantenimiento, sobre todo en las paredes interiores”. Este revestimiento de fácil aplicación resulta muy resistente a los climas rigurosos, es por ello que está especialmente recomendado para aplicar en construcciones cercanas al mar, previene la formación de hongos y algas, impermeabiliza sin evitar la normal respiración de los muros y resiste a la intemperie y a los rayos UV.